Noticias



DGAC ADVIERTE PELIGRO DE APUNTAR CON LASER AL ESPACIO AÉREO

 

La mañana de este martes, en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Eloy Alfaro de Manta, que por secuela de la tragedia ocurrida el 16 de abril del 2016, adoptó una infraestructura provisional para poder ofrecer el servicio, fueron reunidos el alcalde Jorge Zambrano, organismos de seguridad, de Fiscalía y de la rama marítima, entre otros, para conocer de las consecuencias gravísimas que implica utilizar un puntero láser, dirigido a las aeronaves en pleno vuelo y que se clasifican por la intensidad y el color (rojo, verde, violeta, azul), dependiendo de aquello, la gravedad y diferencia de reacción.

 

La preocupación de la Dirección General de Aviación Civil nace de los reportes estadísticos señalados en los últimos meses, por personal del control del tráfico aéreo, siendo el mes de abril el índice más alto reportado hasta la fecha. Por su parte, representantes de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, quienes realizan operaciones nocturnas, han detectado estas anomalías desde diferentes puntos de la Costa. En Crucita, Jaramijó y parte del sector de El Palmar; también han sido señalados desde el Océano.

 

Operadores del control aéreo, hacían énfasis que al dirigir el puntero laser a una aeronave en vuelo, al aterrizar o despegar, podrían ocasionar un accidente. Los riesgos son contundentes, ya que los pilotos: 1.- se pueden distraer, 2.- Interferir con la visión a medida que aumenta el brillo de la luz y opacar el campo de visión del piloto, 3.- daño ocular de alta potencia por la luz infrarroja o ultravioleta de manera permanente, 4.- Ceguera instantánea temporal, al igual que un flash de cámara.

 

La importancia de dar a conocer tales efectos, es para comenzar a trabajar en conjunto y hacer conciencia de que esto no es un juego, ya que se trata de poner en peligro la vida de pilotos y de toda una tripulación.

 

Hoy en día, se realizan estudios ante la propuesta de reducir el riesgo de los pilotos mediante gafas “inteligentes” activas, cuya función, es poder detectar la luz láser y luego activar un proceso de bloqueo, basado en la potencia y la longitud de onda, mencionaba, María Fernanda Coronado, quien es parte del control del espacio aéreo en Manta.

 

Entre otros temas tratados, fue el uso adecuado de volar drones en el espacio aéreo de Manta y en cualquier parte del mundo. La DGAC, tiene vigente la resolución 251 / 2015, que dentro de sus artículos trata la distancia con la que deben volar alrededor de un espacio aéreo controlado como aeropuertos, aeródromos o bases militares. La distancia permitida a volar es igual o mayor a 9 kilómetros a la redonda. La persona que opera los controles de un dron, cualquiera que sea su característica, es responsable por asegurarse de que el mismo sea operado de acuerdo con las limitaciones operacionales establecidas por el fabricante.

 

Es responsabilidad de todos, que le demos un buen uso a la tecnología, tanto para el puntero láser como el uso del dron, importantes, aplicados en los diferentes campos del saber y de la naturaleza, se anotó.

 

                               

barra abajo